Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2011.


¿De dónde vienen las buenas ideas? (Video)

Fomentar la innovación es lo que buscan sin cesar tanto empresas como gobiernos. ¿Pero cuál es el secreto para hallar nuevas respuestas a problemas?

Los genios solitarios son la excepción, según el autor estadounidense Steven Johnson, autor del libro "De dónde vienen las buenas ideas: la historia natural de la innovación".

Para Johnson, autor de varios libros sobre el tema y quien cuenta con cerca de un millón y medio de seguidores en la red social Twitter, la clave está en colaborar con otros, tener tiempo libre y muchos hobbies.

Vea cuál es el secreto de la innovación para Steven Johnson en este video de BBC Mundo.

Etiquetas: , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

El problema de errar (Reportaje)

Lunes, 3 de octubre de 2011

Uno de los temores que siempre nos acompañan es el de equivocarnos al proveer información.

Esa es una sombra que persigue particularmente a quienes trabajan en la educación y en los medios.

Y es que, a veces, los errores plasmados en papel o transmitidos a través de pantallas pueden crecer como una bola de nieve.

Pero quizás los más aterradores son aquellos que tienen que ver con cuestiones históricas.

Cada vez que se presenta una serie del estilo de la recientemente galardonada y tremendamente exitosa Downton Abbey, no faltan expertos que señalen faltas de atención en detalles que pasan desapercibidos por la mayoría de los televidentes.

Llueven entonces mensajes condenando cuestiones como que el diseño de las flores del vestido de un personaje no estuvo en boga sino unos años después del momento en el que se desarrolla la acción. Eso, si no se comete el peor pecado: dejar que se cuele el sonido de un bombardero del modelo equivocado o un arma que no se usó en ese lugar en esa batalla.

El problema con este tipo de equivocaciones es que sugieren que la investigación preliminar no se hizo con el cuidado requerido, y cuando se ponen en evidencia estos detalles, por pequeños que parezcan, le pueden restar credibilidad a la obra.

Eso puede ser irrelevante para quienes están disfrutando de la historia como una creación separada de la realidad, pero puede causar problemas porque cada vez más de los conocimientos que manejamos provienen de la ficción -piense en cuánto sabe usted de medicina forense y pregúntese si realmente es porque lo estudió-.

Aún más problemático es el error en las noticias o en un documental.

Como muestra, un botón. O más bien, un sándwich.

En 2003, como parte de la meticulosamente investigada serie "Los días que estremecieron al mundo", la BBC transmitió un capítulo dedicado al asesinato del Archiduque Franz Ferdinand en Sarajevo, en junio 28 de 1914.

El atentado -que desató una reacción en cadena a la que se le pueden asignar dos guerras mundiales, la revolución soviética y la creación de la bomba atómica- tuvo éxito por casualidad, decía.

Y todos estos años después, desde la transmisión del documental, una niña hizo notar cómo un detalle del programa desató otra reacción en cadena, aunque nunca tan desagradable.

Todo salió a la luz cuando la hija de un historiador vino del colegio muriéndose de ganas de contarle una cosa increíble que aprendió ese día.

La coincidencia

La historia que contaba el documental es irresistible.

En el verano de 1914, un grupo de bosnios nacidos en Serbia decidieron asestar un golpe contra la integración de su gente a la Gran Serbia, asesinando al heredero a la corona austriaca. Recientemente, Bosnia había empezado a formar parte del Imperio austrohúngaro.

El plan era que siete conspiradores armados con bombas y pistolas se posicionarían en diferentes lugares a lo largo de la ruta que seguiría Franz Ferdinand en su visita a la capital de la provincia, Sarajevo.

El primero lanzó una granada con la intención de que estallara en el auto descapotado en el que viajaba el archiduque, pero como la granada era vieja, su fusible tardaba 10 segundos en funcionar, lo que dio tiempo para rebotar y caer en la calle, donde explotó hiriendo a varios oficiales del vehículo que iba detrás, pero no al objetivo.

Para evitar la captura, el bosnio rebelde se tomó una ampolleta de cianuro y se tiró al río; pero el cianuro estaba caduco y por el río no estaba corriendo mucha agua, así que fracasó también en su intento de suicidio.

El caso es que el frustrado intento hizo que todos los planes cambiaran: los de los dignatarios, que no pudieron continuar con su desfile, y el de los conspiradores, a quienes no les quedó más que dispersarse desconsolados.

Uno de ellos, Gavrilo Princip, se fue a una delicatessen en la calle Franz Joseph.

Entre tanto, el archiduque, a quien habían llevado a la municipalidad, decidió que quería ir al hospital a visitar a los que resultaron heridos en el ataque.

Y es aquí donde entra en escena el error que revela el historiador gales Mike Dash en su blog en la revista del Smithsonian bajo el título de "Pasado Imperfecto".

El documental contaba cómo "Gavrilo Princip se había acabado de comer su sándwich y estaba parado afuera de la delicatessen... cuando de repente el auto del archiduque dobló en la esquina de la calle Franz Joseph. Por pura casualidad, el destino puso al asesino y su blanco a 10 pies de distancia".

 

El sandwich de la discordia

Ése sándwich fue lo que le sonó discordante a Dash cuando su hija vino del colegio a contarle esa historia.

O una versión de la historia que, según descubrió el historiador, es la que se está enseñando en muchas escuelas hoy en día.

Como señala Dash "es una versión que, aunque respetuosa del significado de la muerte de Franz Ferdinand, cautiva la atención de los alumnos haciendo énfasis en un detalle diminuto pero asombroso: si Princip no hubiera ido a comerse el sándwich a donde fue, nunca habría estado en el lugar adecuado para detectar su blanco".

"Sin sandwich no hay disparos. Sin disparos no hay guerra".

Lo que realmente le preocupa al historiador es que todo se quede en eso: que el resaltar la coincidencia haga que parezca menos importante explorar las razones por las que a los nacionalistas de 1914 les parecía justificable asesinar a Franz Ferdinand.

"Ese es precisamente el conocimiento que los estudiantes necesitan para comprender los orígenes de la Primera Guerra Mundial", apunta.

Pero ése no es un error que se le puede asignar al programa de televisión.

A pesar de que tras seguir las huellas, Dash encontró indicios convincentes de que el documental fue la fuente de los innumerables artículos y libros que cuentan la historia de esa manera, el mismo historiador subraya que el programa "hace menos énfasis en el sándwich de Princip que los recuentos subsiguientes, en los que el elemento de la coincidencia es estirado una y otra vez".

Sin embargo, sí hubo un error de esos temidos.

Es muy improbable que Princip se comiera un sándwich.

Ni en la antigua Yugoslavia ni en el Sarjevo de hoy gustan mucho de los sándwiches.

Es incluso muy dudoso que, aunque el sándwich fue nombrado en 1760 en honor a John Montagu, el 4º conde de Sandwich, el concepto fuera conocido en esa esquina del Imperio austrohúngaro.

No es tremendamente importante. Quizás fue una traducción libre de la tradicional burreka de la región.

Pero se puede decir que es un error que literalmente está pasando a la historia, tanto que hubo un profesor que le pidió a su clase que averiguara qué clase de sándwich estaba comiendo el asesino.

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...



11 cosas que no sabías sobre Steve Jobs (Curiosidades)

1. Era Disléxico: al igual que otros genios de la talla de A. Graham Bell, A. Einstein y H. Ford.

2. Era un niño problema en la escuela. Según él mismo confesó llegó a soltar serpientes en la sala de clases y a hacer estallar pequeñas bombas.


3. Era el empleado número cero de Apple: Todos los funcionarios de Apple tenían un número.  Steve Wozniak co fundador de la empresa junto a Jobs, recibió el número uno y Steve Jobs el número dos. En un arranqué de ira Jobs protestó tanto que recibió el número cero, cosa que lo dejó feliz, pues el cero está antes que el uno.

4. Tuvo contacto por primera vez con un computador a los 12 años.

5. Era un fanático de la caligrafía.

6. No era muy limpio: Durante su permanencia en Atari fue transferido al turno de la noche porque su "pobre aseo personal" hacía difícil la convivencia  con los otros funcionarios. 

7. Compró su primer terno a los 22 años: Necesitaba uno para ir a una convención donde presentaría el Apple II

8. Siempre usaba la misma ropa: suéter negro, vaqueros Levi´s y zapatillas grises New Balance

9. Era un vegetariano convencido: No consumía ningún alimento de origen animal. 

10. Convenció al presidente de PepsiCO a trabajar en Apple: Logró que John Sculley que abandonara a Pepsi y se integrara a Apple didiendo: "Quieres vender agua con azucar toda tu vida o quieres cambiar el mundo?"


11. Su sueldo anual era de un dolar.

Etiquetas: , , , , , ,


Eva (Trailer)

Año 2041. Un futuro cercano, donde los seres humanos viven acompañados de criaturas mecánicas. Álex, un reputado ingeniero cibernético, regresa a Santa Irene con un encargo muy específico de la Facultad de Robótica: la creación de un niño robot. En estos diez años de ausencia, la vida ha seguido su curso para su hermano David y para Lana que, tras la marcha de Álex, ha rehecho su vida. La rutina de Álex se verá alterada de forma casual e inesperada por Eva, la increíble hija de Lana y David, una niña especial, magnética, que desde el primer momento establece una relación de complicidad con Álex. Juntos emprenderán un viaje que les precipitará a un final revelador.

Estreno en España: 28 de Octubre de 2011


Entrar en el sitio de la película

Etiquetas: , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...



Los ordenadores están en las aulas. ¿Y ahora qué? (Reportaje)

El programa Escuela 2.0 pone la tecnología, pero los pedagogos reclaman un cambio de metodologías - La mayoría de los profesores que ha usado computadoras cree que son necesarias

PABLO LINDE  10/10/2011

Los debates pedagógicos son casi infinitos, pero hay uno que ya está cerrado: el de introducir o no las nuevas tecnologías en las aulas. Existe el consenso internacional de que deben estar presentes y la gran mayoría de los países desarrollados llevan tiempo incorporando ordenadores y pizarras digitales a los centros escolares. Lo que ahora está en cuestión es cómo usarlos. Porque las tecnologías por sí solas son solo una ayuda. El reto que se plantea la mayoría de los expertos es cambiar las metodologías y los currículos.

La apuesta decidida por las tecnologías en las aulas en España se llama Escuela 2.0. Fue anunciada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en mayo de 2009 y se proponía distribuir más de un millón y medio de ordenadores portátiles entre alumnos, más de 80.000 equipos para los profesores, la creación de otras tantas aulas digitales (con acceso a Internet y pizarras electrónicas) y la puesta a disposición de los docentes de un amplio catálogo de programas informáticos para usar estos avances.

En cifras, se ha recorrido algo más de un tercio del camino, pero todavía queda mucho para conseguir lo que pregona Antonio Pérez Sanz, uno de los impulsores del programa desde la dirección del Instituto de Tecnologías Educativas: "Hay que modificar el papel del profesor. Debe dejar de ser un orador o instructor que domina los conocimientos para convertirse en un asesor, orientador, facilitador del proceso de enseñanza aprendizaje y mediador entre los alumnos y la realidad utilizando las tecnologías".

Para llegar a este objetivo hay que dar dos pasos indispensables: la introducción de la tecnología y la formación del profesorado. Aunque es uno de los ejes del programa Escuela 2.0, la instrucción que reciben los docentes es muy deficiente, según explica Julio Díaz Escolante, del sindicato independiente Anpe. "La formación no se ha abordado en condiciones en ninguna comunidad", comenta. "Se está dotando de muchos medios a los centros y no se les saca rendimiento. Los alumnos están muchas veces más formados que sus maestros", añade.

La falta de formación, que se limita a unas pocas horas, provoca que haya una enorme heterogeneidad entre el aprovechamiento de la tecnología y que dependa sobre todo de la motivación de los profesores y de sus conocimientos previos o adquiridos ad hoc. Además, la mera formación teórica sobre informática no es suficiente.

En opinión de Pere Marquès, director del grupo de investigación de Didáctica y Multimedia de la Universidad Autónoma de Barcelona, tan importante como esta formación y la propia tecnología lo es un tercer eje: "Darle al docente motivos para usarla". Según dice, hay muchos. "Uno es un fracaso escolar que no baja desde hace años. Probemos estas nuevas herramientas, a lo mejor pueden solucionar el problema. Otro, igual de importante, es que la sociedad de hoy es distinta a la de hace 30 años. Siempre estamos conectados a Internet. Lo que hoy requieren los ciudadanos no es memorizar todo aquello que pueda ser necesario, sino saber encontrarlo. Lo que hace falta es enseñar a resolver problemas lo más rápidamente posible", argumenta Marqués. La introducción de la tecnología en las aulas es un paso importante, pero insuficiente, desde su punto de vista. "Habría también que cambiar los objetivos y los métodos", subraya.

Es la misma línea que exponen la mayoría de expertos en pedagogía y nuevas tecnologías. Manuel Area, catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la Facultad de Educación de la Universidad de La Laguna (Tenerife), insiste en que meter tecnología en las aulas no es sustituir libros por máquinas. "Tendría que replantearse más fuertemente el currículum y el sistema escolar. Nuestra escuela sigue teniendo una visión casi del siglo XIX, con asignaturas aisladas unas de otras. En el siglo XXI todo debería estar más integrado, con más propuestas de problemas que los estudiantes tengan que resolver e indagar. Otro planteamiento importante es que el aprendizaje tiene que ser colaborativo, no individual", propone.

A pie de aula, Antonio García Aguilera, profesor del instituto Torre Almenara de Mijas (Málaga), ve con cierto escepticismo las lecciones teóricas sobre el uso de las tecnologías. Admite que se le pueden extraer usos positivos, sobre todo en pequeños grupos. "Pero no es la panacea que nos vende la Administración", subraya. Para empezar, por una cuestión mucho más cotidiana que los argumentos metodológicos: "Con grupos de 30 como los que solemos manejar, lo más normal es que haya una decena que olvida el ordenador. ¿Qué haces con ellos? Después tardas en enchufarlos, en que los niños entren en los programas que deben, hay cortes de conexión, en ese lapso se distraen, pierden el hilo. Lo mismo sucede con la pizarra digital. No es fluido".

En los foros de profesores es fácil encontrar una opinión que comparte Antonio García: "El sistema educativo está muy falto de recursos como para gastar tanto en ordenadores". Él hace hincapié en la necesidad de más profesorado para bajar la cantidad de alumnos por aula. "En una clase de lengua conseguimos partir en dos grupos de 15 escolares uno de 30 y las mejoras fueron muy superiores a las que consigue cualquier tecnología", explica.

La gran mayoría de los profesores que ha comenzado a usar ordenadores y pizarras digitales, sin embargo, considera necesario el programa Escuela 2.0, según un estudio todavía no publicado que está realizando el catedrático Manuel Anarea entre 4.000 docentes de toda España. Con resultados todavía provisionales, casi el 90% expresa esta opinión.

Este programa, aunque sí es probablemente el más ambicioso, no es el primero que se propone el uso de nuevas tecnologías en las aulas. Ya a mediados de los ochenta, el Ministerio de Educación puso en marcha los proyectos Atenea, para introducir equipos informáticos en los centros, y Mercurio, que pretendía incorporar recursos audiovisuales, como vídeos o diapositivas. Desde entonces, la suma de avances en las aulas ha sido continua, aunque poco sistemática. En opinión de Ángel Fidalgo, del Laboratorio de Innovación en Tecnologías de la Información, el uso de los ordenadores suele dar "un subidón" al introducir algo nuevo que queda en casi nada cuando queda obsoleto. "El programa Escuela 2.0 es necesario, pero puede suceder lo mismo si se mantienen las mismas metodologías", añade.

El cambio de enfoque no puede ser rápido. En educación los resultados nunca lo son. "Pero añadir tecnologías es inevitable porque así funciona el mundo que nos rodea", asegura Marquès. También la mayoría de los países desarrollados incorporan de una u otra forma ordenadores en las aulas. En los países nórdicos la tecnología es "más invisible", en palabras de este investigador. El centro está perfectamente equipado para que puedan tener acceso a ella cuando la necesiten, pero no se centran tanto en el ordenador por cada alumno. Los países anglosajones sí la tienen muy presente.

Varios Estados de EE UU cuentan desde hace tiempo con equipos para todos sus alumnos. En algunos centros, según Marquès, tuvieron que dar marcha atrás porque comprobaron que "habían dado más importancia a la máquina que a las actividades". "Han tenido que rectificar porque solo con tecnología no se arreglan todos los problemas. Que cada uno trabaje a su aire es muy bonito, pero los alumnos necesitan orientación, deben tener claro qué aprender", explica.

Un instituto de Los Altos, en California, probó el pasado curso una experiencia piloto que ha dado resultados notables. Tan solo el 3% de los que participaron en ella sacó calificaciones por debajo de la media en un examen de final de curso. Aplicaron el método de un extrabajador de un fondo de inversión que grabó vídeos en YouTube para ayudar a un primo con las matemáticas. Comenzaron a tener decenas de miles de visitas e hicieron que su creador, Salman Khan, dejase su empleo para dedicarse por completo a la educación mediante la Khan Academy, una institución sin ánimo de lucro apadrinada por Google y Bill Gates. Hoy hay más de 2.500 vídeos en la Red que van desde las matemáticas a la biología, de la astronomía a las finanzas, vistos por más de dos millones de personas al mes. Su idea es llevar el ordenador a las aulas, no como un complemento, sino como un eje.

Al contrario de lo que se puede pensar, la intención de Khan no es sustituir a los profesores, sino hacerles aprovechar mejor el tiempo. "Ya no tienen que perderlo en dar explicaciones generales, los niños las pueden ver en los vídeos cuantas veces quieran y hacer los ejercicios que necesiten en la web. El maestro los monitoriza, sabe cuáles son los problemas de cada escolar y puede atenderlo individualizadamente, de forma que los alumnos aventajados pueden avanzar más rápido y los lentos son mejor atendidos en un proceso de aprendizaje asimétrico. No es deshumanizar la enseñanza, sino todo lo contrario", explica Khan.

Dentro de la heterogeneidad de uso de las tecnologías que hay en España, existen ejemplos parecidos. Miguel Carlos de Castro, profesor de tecnología del IES Concepción Arenal de Ferrol (A Coruña), incorporó a sus clases un sistema muy similar: una página web con recursos, documentación, problemas, chuletas, ejercicios, que tiene también un sistema de preguntas tipo test que permiten evaluar el avance del alumno. Los profesores pueden seguir instantáneamente el progreso del alumno y comprobar qué materiales ha usado y con qué éxito. Se llevó un premio a la diversidad de la Xunta de Galicia por la posibilidad que daba a los alumnos de seguir su ritmo, ya fuese más o menos rápido.

Pero hoy por hoy no hay un modelo universal. Las asignaturas más técnicas son más propicias para métodos como los anteriores y otras, de la rama de humanidades, tienen más difícil encaje en un sistema así. Los ordenadores están ahí, pero todavía hay que perfilar cómo aprovecharlos.

Los datos de la escuela 2.0

Formas de adaptarse a los cambios

Corea del sur va a sustituir los libros impreso por e-books

elpais.com

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...




La lengua española ya supera a la inglesa en número de hablantes nativos (Noticia)

El castellano es la lengua oficial de 21 países. En otros, como Estados Unidos, protagoniza un ascenso imparable. A menudo ha sido denostado y poco valorado.

G. García. Madrid

El español es ya la segunda lengua del planeta por número de hablantes nativos y el segundo idioma de comunicación internacional, sólo por detrás del chino y por delante del inglés. Más de 450 millones de personas hablan español, una cifra que irá en aumento: en 2030, el 7,5% de la población mundial dominará este idioma, y en 2050 Estados Unidos se habrá convertido en el primer país hispanohablante del mundo. “Amar la lengua es usarla”, se dice a menudo. El español –o el castellano– es, entonces, muy querido.

Todas las cifras precedentes están recogidos en el informe El español, una lengua viva, elaborado el año pasado por el Instituto Cervantes. Un documento optimista sobre la pujanza de este idioma y que defiende que ahora, “en el momento en que la sociedad global exige vivir en permanente contacto entre los más diversos lugares del planeta, todos los datos confirman que es una de las tres o cuatro grandes lenguas que canalizan las relaciones internacionales”. Su prestigio, dice el informe, no hará más que crecer.

Pero no siempre ha sido así. El escritor alemán Lichtenberg (siglo XVIII) dijo que el español era “el latín del pobre”, y Voltaire, en el elogio fúnebre a la marquesa Du Chátelet, destacó que su antigua amante había llegado a dominar casi todos los idiomas menos el español, “porque le dijeron que no había más que un libro famoso en esa lengua, y era un libro frívolo”. Estas actitudes de desprecio, recogidas por el fallecido escritor cubano Guillermo Cabrera Infante en un artículo titulado El español no es una lengua muerta, llegaron a ser adoptadas incluso por los hispanohablantes.

Así, Borges, que consideraba al inglés como el idioma ideal, afirmó en su ensayo El idioma de los argentinos que no existen ni “un gran pensamiento o un sentir” ni “una gran literatura poética” en español. El autor de Historia universal de la infamia, al menos, se apresuró a realizar la siguiente matización: “Confieso –no de mala voluntad y hasta con presteza y dicha en el ánimo– que algún ejemplo de genialidad española vale por literaturas enteras: don Francisco de Quevedo y Miguel de Cervantes”.

En cualquier caso, el prestigio internacional del castellano ha ido subiendo peldaños. Somerset Maugham, ya en el siglo XX, dijo que “el español es la mayor creación literaria de los españoles”, y lo cierto es que su uso no ha dejado de ir en aumento. Además de los 21 países hispanohablantes, hay otros dos, EE UU y Brasil, donde este idioma tiene una importancia creciente.

Hay asignaturas pendientes: Europa, donde su importancia en las universidades y en el mundo empresarial está todavía por detrás del inglés, el francés y el alemán; e Internet, donde su uso, del 7%, está a años luz del 70% del inglés. Borrones que no empañan una salud de hierro y un futuro de acero inoxidable. 

http://www.intereconomia.com

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...













El riesgo económico de no hablar idiomas (Reportaje)

Fiona Graham

BBC

Las empresas ya no se pueden dar de lujo ignorar los idiomas extranjeros, especialmente en la era de internet.

En una época, a una aerolínea como la estadounidense Braniff Airlines se le podía perdonar que ofreciera a pasajeros de habla hispana "volar en cueros", en lugar de en sillas de cuero. Pero eso ha cambiado.

Una investigación comisionada por la Comisión Europea descubrió que 82% de los consumidores eran menos propensos a comprar un producto si el sitio no venía en su idioma nativo.

A nivel global, la firma Common Sense Advisory señaló que había más probabilidad de que el 72,4% de los consumidores comprara un producto si la información estaba en su lenguaje.

Lenguaje de flores

Will Wynne, director de Arena Flowers, una florería británica creada en 2006, está de acuerdo.

En 2008, Arena Flowers empezó a moverse dentro de los mercados europeos, primero en Holanda, luego en Alemania, Francia y Bélgica, con otros países siempre en el horizonte.

Cada sitio de la florería tiene su propia dirección de internet, en lugar de manejarse desde una página principal, y los temas de atención a los clientes se atienden con hablantes nativos.

La decisión de traducir los sitios fue fácil, según Wynne.

"No vas a tener ningún éxito si no te adaptas al lenguaje local".

"Es casi un asunto de respeto. Si piensas que hay 60 millones de personas en Francia y 80 millones en Alemania, la idea de que usarían nuestro sitio sin traducirlo es probablemente un poco ambicioso", afirmó.

Las ventas en el exterior ahora representan el 20% de los ingresos de la compañía.

Pero antes de poner los textos en un traductor online como Babelfish o de pedirle a un amigo que los revise en Portugal, por ejemplo, es necesario pensarlo muy bien, advierte Wynne.

Control de calidad

Un sitio con fallas gramaticales va a tener un impacto negativo en el negocio. La traducción profesional es vital.

kyscanner es un sitio de vuelos comerciales que ofrece comparación de precios en 23 países y con 60 monedas.

Para la gerente de marketing, Lara Bayley, el uso de hablantes nativos ha hecho toda la diferencia en el éxito que el sitio ha tenido.

Pero traducir un sitio es apenas "la mitad de la batalla", señala Christan Arno, fundador de Lingo24, una compañía de traducciones global.

Esa firma ayuda a sus clientes también con asesoría para posicionar los sitios en los buscadores de internet.

"La clave es identificar los términos que la gente está buscando, y así llegar al primer lugar en los resultados del buscador.

"Es todo un desafío. Los términos que la gente busca en Francia o en cualquier otro país no son traducciones directas", dice Arno.

En el lugar del cliente

Gene Álvarez, analista de la empresa de investigación tecnológica Gartner, está de acuerdo y pronóstica un enorme crecimiento en empresas que desarrollen sitios de internet multilingües, especialmente aquellos orientados a los países del BRIC: Brasil, Rusia, India y China.

"Si la información no está disponible en su idioma nativo, entonces los consumidores se irán a otro sitio que les ofrezca eso", señala Álvarez.

En la misma línea se expresa Don DePalma, fundador de Common Sense Advisory, empresa de marketing basada en Estados Unidos.

"La gente no compra lo que no puede entender", señala y eso se aplica, dice, incluso en países donde hay alta aceptación del inglés.

Su consejo: ponerse en los zapatos del consumidor.

Etiquetas: , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Es el progreso (Foto)

Nuestros hijos nunca sabrán la relación entre estos dos objetos.

 

http://www.makeuseof.com/tech-fun/children-link/

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

J.J. Abrams: Me gustaba cuando todo era analógico (Noticia)

Tenías que esperar para ver el resultado de las cosas. No era apenas filmar y estaba listo. Era necesario mandar el filme a revelar. Y eso requería tiempo.

Tenías también que editar físicamente, cortando los pedazos de las películas y remontándolos. Si querías colocarle música, tenías que agarrar la bicicleta e ir hasta una tienda de discos para comprarla.

Hoy todo cambió. Bastan cliques. Ni siquiera necesitas más dinero físico. Yo compro música que nunca oigo. Adoro la era digital, pero echo de menos muchas cosas, muchas experiencias, objetos físicos.

http://migre.me/5ZdoT

Etiquetas: , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

¿Nos vuelve estúpidos internet? - Nicholas Carr (Reportaje)

El pensador estadounidense Nicholas Carr medita sobre la influencia de la Red en la mente humana

EFE / Madrid 

La revolución digital es una realidad porque un tercio de la humanidad es internauta y el debate sobre si Google nos vuelve estúpidos lo abrió en un célebre artículo el pensador estadounidense Nicholas Carr, autor de "Superficiales ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?".

Esta semana, en la presentación de su libro en España, Carr (1959) se preguntó si, mientras disfrutamos de las bondades de la Red, estamos sacrificando nuestra capacidad para leer y pensar con profundidad.

Nicholas Carr, que descubrió en sí mismo que el uso de la Red le restaba concentración y profundidad de análisis, desarrolla en su último libro los argumentos claves sobre las consecuencias intelectuales y culturales de internet.

"Internet nos ofrece picoteos de información -afirmó- cambiamos mensajes en nuestro e-mail, Face Book, Twiter, seguimos varios enlaces pero sin permanecer mucho tiempo en ellos. En definitiva, nos hace mucho más superficiales, menos capaces de concentración, contemplación y reflexión, que cuando leemos un libro físico".

En su ensayo Carr afirma que "neurológicamente acabamos siendo lo que pensamos", lo cual no dibuja el futuro del ser humano muy optimista porque la Red no nos deja pensar con la profundidad a la que nos obligan los libros.

Opina que vamos a acabar pensando como las máquinas en busca de la eficiencia, "seremos menos humanos".

"Superficiales ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?", que ha publicado la editorial Taunus, dedica varios capítulos a las últimasinvestigaciones sobre la neuroplasticidad del cerebro y su capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías.

"Queremos creer que las impresiones que nuestro cerebro registra como sensaciones y almacena como recuerdos no dejan huella física en su propia estructura. Creer lo contrario, nos parece pone en tela de juicio la integridad del yo. Eso fue lo que sentí yo cuando me empecé a preocupar porque mi uso de internet pudiera estar cambiando la forma en que mi cerebro procesa la información", señala.

Parece absurdo pensar que jugar con el ordenador, una simple herramienta, puede alterar lo que está pasando dentro de nuestras cabezas.


"Como han descubierto lo neurólogos, el cerebro -y la mente que alumbra- es una tarea en constante progreso. Esto no solo se cumple para cada uno de nosotros como individuos. Se cumple para todos como especie", explica.

"En general -añade- el descubrimiento de la neuroplasticidad del cerebro fue muy positivo como lo es que cambiemos nuestra forma de pensar. Pero, el problema es que al cerebro le da igual que seamos más listos o menos listos porque se adaptará. Tenemos que ser nosotros mismos los que enseñemos a nuestro cerebro a pensar". 

El futuro que nos espera no parece muy alentador si ya nadie tiene la capacidad de analizar o de cuestionarse hacia dónde vamos, aunque Google Book Search esté acometiendo la ingente tarea de digitalizar todos los libros editados con o sin derechos de autor.

"Google se dedica literalmente a convertir nuestra distracción en dinero", sostiene Carr.

Agrega que "como compañía es una gran empresa y tiene una forma de pensar muy idealista y actúa con buenas intenciones aunque parta de una teoría muy limitada. Sus intereses económicos se ven reflejados a través de los enlaces porque cuantos más ’links’ pinches, más publicidad están consiguiendo introducir".

"A mayor número de enlaces más publicidad por lo tanto su ideología es un poco extraña porque su negocio es distraernos, ir lo más rápido posible en un picoteo constante de información", apostilla.

Carr ahonda en su libro en cómo las tecnologías han ido transformando las formas del pensamiento de la sociedad.

"Durante los últimos quinientos años el libro ha modelado nuestra forma de pensar de un modo más lineal, analítico, profundo y autónomo, ahora le ha llegado el turno al efecto internet sobre nuestras mentes", señala Carr y no cree que en un futuro no muy lejano evolucionemos del "homo sapiens al homo google".  

Entrevista a Nicholas Carr, elpais.com: Un mundo distraído 

Etiquetas: , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...


Condenados a gustar (en Facebook), condenados a seguir (en Twitter) (Reportaje)

KARELIA VÁZQUEZ - Madrid - 25/10/2011

La ingeniería social se complica. Si ya era difícil quedar bien con todo el mundo en la vida analógica, el protocolo digital multiplica las reglas de una cortesía desbordada que, al menos, yo no había sentido la necesidad de poner en práctica hasta ahora.

Antes controlaba. Sabía perfectamente cuándo había sido borde, a quién había puesto mala cara o con quién no me había portado del todo bien. Unas veces estaba dispuesta a corregirme y otras no. Pero controlaba. Ahora cada día me entero de que he metido la pata involuntariamente con quien no lo merecía o he sido escandalosa y digitalmente descortés con gente que me aprecia, virtualmente hablando. Léase, no he puesto un like cuando debía, no he dado las gracias por un retuit, tampoco por un #FF o no he devuelto a tiempo el follow a alguno de mis seguidores en Twitter, que tampoco son demasiados, probablemente por mi comportamiento asilvestrado.

Invadida por la culpa me voy a consultar, en caso de que exista, algún manual de urbanidad sobre el asunto. Y encuentro verdaderos tratados de protocolo en varios idiomas, Cinco maneras de decir gracias en Twitter (en inglés), Siete maneras de agradecer a alguien por un retweet (en inglés), 30 modos de decir gracias por un retweet (en inglés)Protocolo en redes sociales: Facebook, Twitter, Linkedin (en español). Evidentemente, el asunto ya está bastante regulado, aunque algunas de estas redes sociales, como Twitter y Facebook, no cuentan 10 años de vida y aún tendríamos que estar todos aprendiendo en ellas en vez de dictar normas de comportamiento como si fuéramos expertos.

Algunos post dedicados a la cortesía digital son muy honestos, siguen recomendando agradecer a diestra y siniestra a los seguidores, pero al menos explican claramente por qué. Por ejemplo, Cómo conseguir más retweets en Twitter (en inglés), un propósito que, en mi humilde opinión, se esconde detrás de tanto derroche de agradecimientos, y no tanto la buena educación o el conocido refrán de "Es de bien nacido ser agradecido". En este post se explica que la ley de la reciprocidad funciona en Twitter como en la vida misma: dar para recibir. Si te siguen, sigue; si te retuitean haz lo propio; si te mencionan, agradece y menciona; si te hacen un #FF deshazte en elogios y apúntate lo que tendrás que hacer el próximo viernes. Y, encima, hazlo con gracia para que tutimeline no se convierta en un encadenamiento aburrido de gratitudes que no aportan valor ni interesan a nadie, y solo sirven para crear más ruido en el sistema. Pienso en la decepción de los expertos de Big Data cuando desentrañen la maraña de nuestro tráfico digital y vean que buena parte de la conversación consiste en dar y devolver las gracias.

Sin embargo, lo de los agradecimientos ha dejado de ser un asunto pueril cuando hasta emprendedores como Gary Vaynerchuck -un empresario del mundo del vino y metido hasta las cejas en los New Medias- le dedica un libro, The Thank you Economy. Su argumento es que la nueva economía descansará sobre todo "en el contexto". Entendiéndose por contexto las relaciones personales que has ido tejiendo con tus potenciales clientes o seguidores. Ergo, hay que portarse bien en Internet si quieres tener futuro. Y tener paciencia y cintura y mano izquierda.

Una amiga me cuenta lo incómoda que se sintió cuando apareció en su timeline este reclamo: "Algo malo habré hecho para que @llamésmoleX (mi amiga) me haya dejado de seguir". Después de pensar un par de días qué hacer, decidió dar la callada por respuesta y volver a agregar al reclamante. En el mío alguien publicó: "A ver cuándo me devuelves el follow", y todavía no sé cómo arreglarlo. Afortunadamente también encuentro el irreverente blog de Jay Dolan The Antisocial Media que me ilustra sobre el asunto. "La dicha de la vida moderna es que, incluso cuando estamos solos, seguimos acompañados, siempre construyendo lazos endebles. Pero si estas relaciones no te aportan nada, déjalas. No es agradable, pero es lo que hay que hacer (...) Algunas relaciones terminan con un estrépito, otras con un quejido y en nuestra época terminan con la tecla delete".

Me pregunto si entre tanto comportamiento al que añadir ahora el adjetivo digita, también deberíamos considerar la cordialidad útil y la hipocresía. Creo que en la vida real no somos tan extremadamente agradecidos, ni pedimos tantas explicaciones. ¿Internet está cambiando nuestra manera de hacer amigos y enemigos?

Elias Aboujaoude, un psiquiatra de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, autor del libro Virtually you (Norton, 2011), defiende la existencia de la e-personality, ese sujeto casi siempre mejor que nosotros mismos que nos creamos "involuntariamente" para nuestras interacciones on line y que está obsesionado con la gratificación (71% de los usuarios de Internet en Estados Unidos pertenecen a una comunidad on line y la consideran "muy importante o extremadamente importante" en sus vidas; la mitad de ellos afirma que sus lazos en estas comunidades son tan fuertes como el que tienen con sus grupos en la vida real. En España, el estudio Mc Kinseyasegura que pasamos 68 minutos diarios en las redes sociales y, según sus cálculos, somos los que más tiempo dedicamos a hacer vida social on line).

Quizás estemos desarrollando una e-personality exquisitamente educada y agradecida para seducir en la red, que también se muestra ególatra, exhibicionista y respondona. Según el Dr. Aboujaoude, "la e-identity, a pesar de no ser real, está llena de vitalidad. Liberada de viejas reglas de comportamiento y etiqueta (...) esta personalidad es más asertiva, menos comedida, se sitúa un poco más en el lado oscuro y es, decididamente, más sexy. Sus ventajas no deben ser subestimadas. Puede actuar como una fuerza liberadora de la personalidad real permitiendo al sujeto superar la timidez, la inhibición y forjar amigos y conexiones que de otro modo nunca tendrían lugar. En muchos casos, la versión virtual de nosotros mismos complementa nuestra personalidad y puede actuar como una extensión de esta. (...) La e-personality es más audaz, fuerte y eficiente que la personalidad original". Los estudios de este psiquiatra se concentran en demostrar cómo nuestro yo digital influye en los actos cotidianos fuera de la red. "Los rasgos que integramos en nuestra vida on line suelen ser incorporados a nuestra personalidad off line. De este modo, podríamos acabar siendo más atrevidos y menos diplomáticos en nuestras relaciones, aunque no tuviéramos delante una pantalla o un iPhone", explica el psiquiatra.

A veces te cruzas con una e-identity en tu camino. Sucede cuando un amigo común te presenta a @llamésmoleX, que te ha seguido durante dos años y que te llama por tu nombre de usuario ante el flipe del resto del personal. Y le pones cara y atas cabos e intentas recordar si has sido un ingrato o le has tratado de maravilla. "Acabamos de desvirtualizarnos", te dice el otro encantado y sí, es cierto, nos estamos viendo las caras en la cruel y dura realidad. En España casi siempre sucede en un bar; en Estados Unidos en un cóctel diseñado para hacer networking. Es entonces cuando hacemos un enorme despliegue de medios para no defraudar a quien ha decidido seguirnos, retuitearnos yfavoritearnos (gran palabra traducida literalmente del inglés favorited), y recordamos que tal vez tenga algún sentido la compulsiva actividad de dar las gracias como si no hubiera un mañana.

Gestionar las vanidades digitales

Todo sería más fácil si no se hubieran inventado las máquinas de engordar egos digitales. Y si no hubiera quien revisara a diario su lista de simpatizantes y disidentes y llevara un registro de agravios para luego pedir cuentas y actuar en consecuencia. Por ejemplo, Favstart.fm es un servicio útil para medir el impacto de la actividad en Twitter, pero es también una fábrica de neuróticos. Su misión consiste en informarte de tus listas de tuits de éxito, de cuántas veces te han mencionado, cuántas te han retuiteado, quién te menciona, etcétera. Luego saca un ránking de celebridades y de tuits más populares. Pues hay quien vive por y para Favstart.com y controla perfectamente quién lo ha retuiteado y quién no. Recomiendo especialmente esta definición que alguien ha registrado en el Urban Dictionary y que empieza: "Gente en Twitter que existe con el único propósito de dar y recibir estrellas de favoritos y ser alguien importante en FavStart (...)".

Klout es otra herramienta para medir la reputación digital en Twitter, Facebook y LinkedIn que clasifica a los usuarios según su nivel de influencia y notoriedad. Puedes ser desde un experto hasta un socializador. Te informa en qué temas puedes considerarte un líder de opinión y a qué usuarios influyes. Además, Klout marca estatus, poniendo un número a las cotas de influencia de cada quien. Del 1 al 100. Estas herramientas usadas con una estrategia empresarial y sentido común otorgan utilidad y significado al cúmulo de información caótica que generamos cada día. Pero puestas a engordar egos ya desorbitados generan verdaderos dictadores de las redes sociales y de sí mismos. Al menos un problema debe tener alguien que dice (y muy en serio): "Me he ido de vacaciones dos semanas y no sabéis cómo me ha bajado el klout". Y esto es una cita auténtica. Por último, la peor de todas, generadora de paranoias en serie, la aplicación who.unfollowed.me, que cada 15 minutos te informa de quién ha osado dejar de seguirte en Twitter y elabora un historial de unfollowers cada 45 días para los interesados. Las reacciones son muy variadas, desde el resignado silencio hasta el desvergonzado reclamo, pasando por el ojo por ojo, un rencoroso y vengativo unfollow.Dicho esto, termino y me voy a comprobar cuántos followers he dejado en el camino después de escribir este post.

(Datos provenientes del Digital Future Project de la University of Southern California Annenberg School for Communication).

 

elpais.com

Etiquetas: , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Cómo internet está cambiando nuestro cerebro y el mundo (Video)

El documental "Conectados", de la estadounidense Tiffany Shlain, explora qué significa qué estar enganchados constantemente en la red en el siglo XXI.

por BBC MUNDO

En Estados Unidos estrenaron un documental que explora las implicaciones globales de estar conectados a internet en el siglo XXI

“Conectados”, dirigida por Tiffany Shlain, intenta explicar por qué los seres humanos eligen interactuar a través de la tecnología y cómo eso está cambiando nuestro cerebro y el mundo.

Vea imágenes de la película y escuche la opinión de la directora en este video.


Etiquetas: , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Gramática - Apócopes (Presentación Powerpoint)

En gramática, una apócope (del griego apokopé < apokopto, "cortar") es un metaplasmo donde se produce la pérdida o desaparición de uno o varios fonemas o sílabas al final de algunas palabras. Cuando la pérdida se produce al principio de la palabra se denomina aféresis, y si la pérdida tiene lugar en medio de la palabra se llama síncopa. Es una figura de dicción según la preceptiva tradicional.

Aunque a veces se presta a confusiones, el género de esta palabra es femenino.

Fuente: Wikipedia

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...


Eduardo Punset: El sistema educativo es anacrónico (Video)

En los últimos 50 años las esferas económica, cultural y personal han dado un vuelco en el mundo entero. Y sin embargo, los sistemas educativos no han movido un ápice sus programas y sus objetivos. ¿Por qué se aburren los niños y niñas en el colegio? ¿Por qué llegan al mundo adulto sin tener idea de sus propios talentos y capacidades?

El líder en educación y creatividad Ken Robinson llama el próximo domingo en Redes a demoler una educación nacida para y por las sociedades industriales. La sociedad de la información actual necesita jóvenes creativos y motivados.

Descarga la transcripción de la entrevista.

Etiquetas: , , , , , , , , ,




Clase de conversación - Memoria - Atribución Errónea (Video)

Atribución errónea

 Conlleva la recolección correcta de información junto con recolección incorrecta de la fuente de dicha información. Por ejemplo, una persona que es testigo de un asesinato después de haber visto un programa de televisión, puede incorrectamente culpar del asesinato a alguien a quien vio en el programa de televisión. Este error tiene consecuencias profundas en el sistema legal, por su prevalencia desconocida y la confianza que usualmente reposa en la habilidad de la persona de saber la fuente de la información, importante para la identificación del sospechoso.

Los Siete Pecados de la Memoria: Cómo la mente olvida y recuerda

Etiquetas: , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...




Archivos

Ms


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next