¡Qué vivan las mujeres!

Qué vivan las mujeres que no escuchan canciones románticas…

Y las que lloran con ellas también.

¡Qué vivan las mujeres que sueñan con dormir!

… y duermen.

Qué vivan las mujeres que apagan sesenta velas porque cumplieron sesenta años.

¡Qué vivan las mujeres que dejaron de ordenar las cosas que los demás desordenaron!

¡Qué vivan las mujeres que tienen hijos, y las que los perdieron también… que vivan!

¡Qué vivan las mujeres que saben que un palmito jamás superará a un pedazo de chocolate.

¡Qué vivan las mujeres que se atreven a vivir, las que se atreven a vivir… a vivir!

¡Qué vivan las mujeres que dejaron de preocuparse por lo que piensa el resto, y que sin embargo siguen preocupándose por los demás.

Que vivan las mujeres…

Que vivan las mujeres…