1. Quedarse en blanco: Olvidar repentinamente algo que se sabía.

Ejemplo: María había estudiado mucho para la prueba, pero a la hora de la verdad se quedó en blanco.