Así que el señor quiere ir muy elegante en su primer día en la cárcel ¿eh?
Bueno, quiero dar buena impresión, ¿no?
Lo importante es que no te confíes. No te olvides nunca de donde estás.
Vamos a meterlo a la doscientos once.
Mírame y no cierres los ojos.
Están abandonando la galería. Hay que salir de aquí, déjalo ¡déjalo!
¡Hijos de puta!
Se llama Juan Olivera, tiene treinta años y está casado. Tenía prevista su incorporación el día uno.
¿Pero cómo se ha podido pegar ese uno ahí dentro?
Eso mismo me pregunto yo.
¡Pa´fuera!
¿Está sellada la galería?
Hasta la zona de seguridad está todo controlado.
¿Y tú de dónde has salido?
Homicidio en primer grado.
Tú no has roto un plato en tu puta vida.
Cuando alguien huye de un sitio como este pues, hay que echarle un ojo.
¡Tan difícil es sacarme de aquí de una puta vez!
¡Esta gente no tiene palabra!
Te imaginas que pudiéramos estar siempre así
Prométeme que no va a cambiar
¿Cuánto tiempo llevamos quejándonos a todo Dios? ¡Años! Pero ahora nos van a hacer caso, ¡porque esta vez los tenemos cogidos por los huevos!
Son ellos o nosotros.
Estoy a punto de empezar una partida de póquer con un asesino 
Vamos a entrar.