Como la segunda lengua más importante del planeta es considerado el idioma español. Éste tiene 400 millones de hablantes nativos, y cada vez se va haciendo más extenso.

Lo anterior queda de manifiesto con los avances de la vigesimotercera edición del diccionario de Lengua Española, preparado para el 2013 y que incluye entre sus novedades la palabra ‘tsunami’, término utilizado para definir una "ola gigantesca producida por un seísmo o una erupción volcánica en el fondo del mar", de acuerdo con Cleóbulo Sabogal, jefe de información y divulgación de la Academia colombiana de la Lengua.
Según el especialista, ‘tsunami’ luego de la catástrofe acontecida en Japón ingresará al diccionario en cursiva en señal de que es un extranjerismo, sumado a que la combinación "ts" no es propia del castellano.
Así como este término, son muchos los que serán introducidos en la próxima edición de la ‘biblia’ de este idioma, que celebró ayer su día, por lo que sería imposible calcular con exactitud el número de palabras que lo comprenden.
Cifras aproximadas, según Sabogal, indican que el español tiene aproximadamente más de 88 mil términos y alrededor de 500 mil vocablos, números que pueden aumentar debido a que "cada vez van surgiendo nuevas voces y los diccionarios las recogen, después de estar determinado tiempo en el habla de los hispanohablantes".
"Si a la misma Real Academia le preguntaran cuántas palabras tiene nuestro idioma tampoco va a dar un dato, porque aparte del diccionario de la RAE que es el oficial, el normativo... vamos a encontrar muchos diccionarios de uso o de referencia que recogen muchos términos que están fuera del diccionario académico, pero que se emplean", argumentó.

Curiosidades
En este ‘inmenso mar’ en el que se convierte el español son cientos de curiosidades las que se pueden identificar, no sólo desde su origen sino al revisar cada una de sus páginas, en las que, argumentó Sabogal, se pueden encontrar decenas de palabras que contienen las cinco vocales, además de ‘murciélago’, tales como eucalipto, Aurelio y Eustasio, hasta Samuelito y abuelito, los diminutivos de Samuel y abuelo, respectivamente.
Igualmente, se puede encontrar términos que no repiten sino una sola vocal como por ejemplo ‘papanatas’, para referirse a una persona crédula o demasiado cándida y fácil de engañar.
Otras tienen dos letras dobles como corrección o ferrocarril, esta última donde la letra repetida es la misma, o algunas que tienen dos úes como ‘duunviro’, que significa magistrado de la antigua Roma.
Sumado a ello, el diccionario también sorprende con palabras terminadas en j, que, aunque muchos creían que sólo eran tres (reloj, boj y carcaj), la cifra va en aumento, hallándose almofrej, balaj, borraj, erraj y pedicoj, entre otras.
Entre las curiosidades de esta lengua también está la palabra arte, que en singular es masculina y en plural femenina.
Que el término ‘izquierda’ proviene del euskara, la lengua que se habla en el País Vasco, en el norte de la Península Ibérica, y ‘ojalá’, que proviene del árabe, y significa, literalmente, ‘si Dios quiere’.
Y que en español el masculino plural cobija los géneros. Según Sabogal, niños no deja de lado las niñas. Este masculino, que en gramática se llama género no marcado, cobija los dos sexos, incluso en particular se dice que "el hombre es un ser pensante, o cuando son hechos históricos".

elnuevodia.com.co