SINÓPSIS

Sebastián es un joven cuyas mayores pasiones son la banda de rock Vox Dei y su viejo Peugeot 505 SR. Recién casado con Jazmín y necesitado de dinero comienza a trabajar como remisero. Entre los pasajeros está Jalil, un anciano musulmán que lo llama asiduamente y una mañana le hace una curiosa propuesta: le pagará una importante suma de dinero para que lo lleve en auto desde Buenos Aires hasta La Paz, en Bolivia. A desgano y con muchas dudas, Sebastián acepta el viaje, planeado al detalle por el anciano. El extenso trayecto está signado por discusiones constantes entre ambos, iniciadas en su mayor parte por Sebas, quien se irrita cada vez que Jalil come dentro del coche, escucha música árabe o le pide hacer un alto para rezar. Pero hay algo en esa convivencia forzosa que termina por vencer la mutua resistencia y los convierte en íntimos compañeros de ruta. Casi nada resulta como fue planeado. Sin embargo, ese periplo que Sebas inició como un encargo tedioso se convierte en una misión. La travesía, que para el joven será una especie de éxodo de sí mismo, tendrá el efecto liberador de la redención, como un viaje iniciático. (cinenacional.com)

TRANSCRIPCIÓN

Creo que conseguí trabajo.

¿vas a trabajar de remisero?

Te he llamado porque necesito hacer un viaje largo. Por motivos particulares tengo que ir a ver a un hermano mío, mayor.

¿Dónde vive su hermano?

En ciudad de La Paz, Bolivia.

Tenemos que parar.

¿Otra vez?

¿Cuántas veces reza por día?

Cinco.

¿Es árabe usted?

No, mendocino.

¡La concha de la lora!

¡Tenemos que llevarlo a un veterinario!

¿En mi auto? No, no, no.

Me llena de olor a ajo el auto, señor.

¿Querés?

No, no, paso, gracias.

Irma, mucho gusto.

Nos queda al paso, Sebas.

¡Basta! ¡Tengo las bolas llenas! ¿Cuánta gente más piensa meter? Yo me pego la vuelta, basta, se acabó.

¿Se queda mucho tiempo en La Paz?

Un día.

¿Un día? ¿Qué vuelve conmigo?

Nos vamos con Nassim para Meca.

¿Pero qué? ¿dónde queda Meca?

En Arabia Saudita.

¿Qué va a hacer ahí?

Es el Hash, que es la peregrinación que hacemos los musulmanes a La Meca.

¡La puta madre!

Yo no sabía que esto iba a ser así. Ese auto es lo único que es solamente mío.

Mi papá lo cuidaba como un hijo.

Yo necesito hacer este viaje.

Quiero hacerte un regalo.

Guita no tiene. Los dos perros ya son míos. ¿qué me va a ofrecer? ¿ajo?