SINÓPSIS

Fernando Karadima, párroco y líder de la Iglesia más poderosa de la clase alta chilena, entre los años 80 y los 2000, es considerado un “Santo” en vida. Thomas, un adolescente en busca de su vocación, encontrará en el sacerdote a su Director Espiritual. Durante 20 años, Thomy vivirá paulatinamente en carne propia los abusos físicos y sicológicos por parte del cura, hasta decidir hablar y enfrentar las redes de poder que protegen al cura y desenmascarar definitivamente al verdadero Karadima bajo la envestidura de representante de Dios en la Tierra. (CINECHILE.CL)

TRANSCRIPCIÓN

Vamos a grabar desde el principio, para que no exista ninguna duda.

En ese tiempo el padre Fernando estaba en boca de todo el mundo. Lo llamaban “el santito” o “rey”.

Así fue como entré al bosque.

El padre te manda esto.

¿Padre?

Yo no siempre me veo, pero siempre estoy.

¿Karadima? Es bueno, parece, ¿no?

Carismático.

Gracias a él la iglesia católica no está llena de curas comunistas y él lo que tiene aquí en esta congregación es una mina de curitas buenos y eso el Vaticano lo sabe muy bien.

Mijito lindo, esta es tu casa.

Tú te vas a bajar y vas a hablar con tu cura. Sin contarle detalles le dices que cometiste un pecado de pureza. Con eso es suficiente, él va a entender y tú vas a quedar libre de todo pecado.

Ruega por nosotros los pecadores…

Ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Tú no puedes ser sacerdote, mijito.

¿Y qué voy a hacer?

Cásate con la Amparo, po mijito.

No duró nada, no tenía voluntad propia.

Quizás su amor por Amparo no era lo suficientemente fuerte y su corazón estaba con mayor fuerza en otro lugar.

¿Está diciendo que yo estaba enamorado del cura?

No, pensaba en su amor por la iglesia doctor.

Dios, nuestro señor, te quiere. Yo te quiero.

Toda nuestra vida juntos ha estado contaminada por él.

Tiene que saber lo que pasa allá adentro.

¡Malagradecidos, aprovechadores, eso es lo que…!

Si me dejan caer, no voy a caer solo.

No lo vamos a abandonar padre.

El arzobispo lo está poniendo en pausa, digamos.

¿Por qué tú? ¿Por qué tú?

¿Por qué?