1. Almorzar con la familia: Pasar un tiempo de calidad disfrutando de una buena comida casera y saludable junto a tu familia puede ser una excelente actividad de ocio, principalmente si se le acompaña de una buena conversación.

2. Andar en bicicleta por el parque: Andar en bicicleta puede ser una excelente actividad al aire libre, que reúne diversión y ejercicio.

3. Cenar en un restaurante elegante: Disfrutar de vez en cuando de los placeres de la buena mesa en la compañía de buenos amigos es sin duda una excelente manera de combatir el estrés y el individualismo que ataca a los habitantes de toda gran ciudad.

4. Chatear en línea: La Internet permite que nos pongamos en contacto con personas que se encuentran a una distancia considerable. Por los beneficios que este tipo de interacción trae, actualmente se sitúa a esta práctica dentro del llamado ocio digital.

5. Escuchar música: La música enciende nuestras emociones a través de recuerdos variados. Escuchar música es una de las pocas actividades que implican el uso de todo el cerebro. Es intrínseca a todas las culturas y puede tener beneficios sorprendentes al escucharla. Descubre  a continuación cuáles son los beneficios de escuchar música para la salud.

6. Ir a una discoteca: El baile moviliza grandes grupos musculares, algo que resulta muy positivo para diferentes enfermedades especialmente las patologías osteoarticulares, mejorando aspectos como la flexibilidad, la fuerza y la resistencia. 

7. Leer un buen libro: Leer es para la mente lo que el ejercicio físico es para el cuerpo". Esta frase de Joseph Addison, ensayista, poeta y guinista inglés (1672 - 1719) representa muy bien los beneficios de leer. ¿Sabía usted que al leer, no solo incrementa notoriamente la concentración, enriquece su vocabulario y previene el declive cognitivo?

8. Mirar los escaparates (vitrinear): Es una actividad un poco consumista, pero si mantenemos el control sobre nuestros impulsos consumistas podemos disfrutar del placer de vagar tranquilamente por las tiendas viendo qué tienen a ofrecer y, si algo nos seduce, entrar y comprarlo.

9. Practicar deportes: Está demostrado que practicar ejercicio de forma regular contribuye a mantener una buena salud y a prevenir enfermedades. 

10. Salir de copas: Salir con los amigos para beber una cerveza y conversar sobre cualquier tema es una actividad que sirve para afianzar los lazos sociales y principalmente para refrescar la cabeza después de una semana agotadora.  

11. Ver televisión: A pesar de ser un actividad que puede ser considerada como una invitación al sedentarismo, ver tele puede ser, si se hace en pequeñas dosis, una fuente de entretenimiento y también de cultura. 

12. Ver una obra de teatro: ay muchos tipos de teatro, sólo tienes que encontrar el que te vaya bien en este momento de tu vida, y decidir, que quieres cambiar, mejorar, experimentar. Recuerda que el único que puede decidir esto, eres tú.

13. Ver una película en el cine: Uno de los planes más realizados por las personas para distraerse es ir al cine. En la sala puedes disfrutar de una buena película, ya sea en compañía de alguien, o sola. Sentarte y relajarte observando una buena cinta con una buena historia es algo que te traerá ciertos beneficios como relajarte, conocer nuevas culturas y principalmente pasar tiempo con tu familia o amigos.

14. Viajar: Salir de la rutina y descubrir nuevos lugares son solo dos de los principales beneficios de viajar, los más obvios. Pero las ventajas para tu salud física y mental, para tu cultura y tu desarrollo personal son muchas más. En definitiva, viajar es uno de los mejores aliados para tu bienestar, y en la era de Internet, incluso ha dejado de ser el lujo al alcance de unos pocos.

15. Visitar un museo: Visitar museos es una de las mejores maneras de aprender acerca de temas diferentes, como la historia, la naturaleza y el arte. Lo que hace a los museos especiales es su capacidad de transportarnos a diferentes tiempos y lugares. 

16. Voluntariado: Participar como voluntario en una causa social y/o humanitaria aporta un gran valor a los demás, pero también a uno mismo. Mediante el voluntariado nos ayudamos a nosotros mismos mientras ayudamos a otros.