La devaluación del yuan, que para el Banco Central del país asiático fue tan solo un reajuste, sacudió los mercados globales. Durante 3 días consecutivos su valor decreció un 4,6%. Las bolsas de todo el mundo han reaccionado con caídas drásticas, y el mundo se pregunta qué efectos tendrá la depreciación de la divisa china sobre la economía global.