“Mamá siempre me decía
Ratón y queso
Amigos son.
No te confíes de nadie
Que el más amigo
Te da traición”

Yo empecé a traquetear en los años ochenta…
Yo tenía como quince años.

“Pero hoy la suerte está conmigo porque el otro coronó”

Mi sueño era ser una persona importante. Tener plata, tener poder.

“Y que mi socio en la USA no se me tuerza, salga faltón.
Allá se compra, se vende y se mete la mercancía al por mayor.
…Mientras aquí se la embala, yo no sé nada, no soy soplón”.

Y pues sobre todo ayudar a mi familia ¿entendés?

“Yo le invertí una platita al submarino, y no volvió”.

Luego comencé a trabajar… y a crecer en la organización…

Muchachos… ¡Coronamos!

“Dicen que venían cargados
La vuelta ya estaba lista
La DEA los tenía pisteados
Se les echaron encima”

Luego vino la guerra de los carteles
De nosotros, porque básicamente lo que hicimos fue… 
empezar a pelear entre los amigos…
Los amigos se volvieron los enemigos.
…Y lo peor de todo fue cuando ya nos calentamos con la DEA…
En ese momento me tocó tomar la decisión más difícil que yo he tomado en mi vida, porque era o seguir en esa guerra… o entregarme a los gringos¿me entendés?
Es que era, era la vida de ellos o la mía, pero lo que pasa es que yo no estoy solo. Yo tengo a mi familia, tengo a Sofía, tengo a mis hijos.
Y como dice el dicho: la vida es un camino…
Y para mí en ese momento fue cuando más se enredó mi camino…
Porque en este negocio al final… siempre se pierde.