SINÓPSIS: Como cada día, Marcelo recoge a sus hijos en el piso de su exmujer. Como cada día juegan a "a ver quién llega antes": ellos bajan por las escaleras, él en el ascensor, un divertimento que a su expareja no le gusta. Pero cuando un día Marcelo llega el primero al piso de abajo los niños no están. No están en ningún sitio. El miedo empieza a aflorar cuando una llamada telefónica les catapulta al horror: un secuestrador pone precio para la liberación de sus hijos. Marcelo tendrá que asumir la fragilidad de su mundo y decidir hasta dónde está dispuesto a llegar para recuperarlo.

Decime linda...

Porcen te quiere en tribunales, en una hora en la puerta del juzgado.

¡Pero se volvió loco si la audiencia es a las once!

¿No funciona el timbre? que como no lo he oído…

Perdón, me olvidé.

Rápido que ya estará con él

Y tú por favor no hagas el jueguecito de las escaleras que un día se van a caer y la vamos a tener.

Si me cuentan el secreto los dejo bajar corriendo.

No, te lo decimos abajo.

Está bien, cuidado con las escaleras.

Ya llegué.. ¡chicos! ¡chicos! ¡Luna, Luca! ¡Vamos!

Perdón, soy el vecino del séptimo. Mis hijos estaban bajando por las escaleras y… desaparecieron.

¿Dónde están mis hijos?