Otra vez es igual, el silencio reina.
La ciudad está dormida.
Otra vez me hablas con esa ironía extraña
Y un infierno se desata.

Y si pudiera congelar el tiempo y volverme cenizas 
Y deshacerme cuando sople el viento, 
que nadie sabe donde habita.
Y si pudiéramos ser algo más que polvo y energía
La luz de dos estrellas extinguidas.

Con la música tan fuerta que no pueda pensar.
Que nada quedará como estaba, como si no hubiera un mañana que nos fuera a atrapar.
Hoy es el principio del final.
Yo te prometo que no voy a llorar.
No... 
Yo te prometo que no voy a llorar.
No... 

Y si pudiera congelar el tiempo y volverme cenizas 
Y deshacerme cuando sople el viento, 
que nadie sabe donde habita.
Y si pudiéramos ser algo más que polvo y energía
La luz de dos estrellas extinguidas.

Si no fueran nuestros sueños pesadillas.
Y todos los deseos utopías,
volvería en un acto total de rebeldía.
Y ahora que rodamos por el suelo, 
voy sintiendo que volvemos al comienzo.