Facebook Twitter Google +1     Admin

El connotado neurocientífico Miguel Nicolelis explica qué falta para que nuestro cerebro pueda controlar equipos remotos.

¿Cual es el nivel actual de las tecnología cerebro – máquina?

No es cosa del futuro, sino del presente. Ya hay prótesis sofisticadas usadas por millares de pacientes, como el implante coclear.

¿Por qué un chip en el cerebro en vez de en los músculos?

Son dos caminos que compiten. Cuando uno va al nervio periférico, la señal ya fue dividida entre los miembros. Desde el comienzo, hace doce años, propusimos que en el cerebro el acceso es más fácil.

¿No es peligroso?

La cirugía es trivial, necesita entrar apenas algunos milímetros dentro del corte, la capa más superficial de cerebro. La cuestión es la biocompatibilidad de esos electrodos, si ellos perdurarán durante varios años. Experimentos en simios muestran que podemos implantar y registrar esas señales para reproducir comportamientos motores bien importantes.

¿Cuáles son los obstáculos?

Aumentar el numero de neuronas leídos es más una cuestión tecnología, que acabará siendo resuelta con la creación de electrodos de alta densidad. Lo fundamental es cómo leer esas señales y qué hacer con ellas.

También existe un problema de ingeniería que es crear un cuerpo robotice que tiene que dar sustentación al cuerpo y protegerlo.

¿Cómo está el proyecto Walk Again?

Ya hay trabajos clínicos hechos en EEUU y Brasil y la experimentación animal corriendo en paralelo. Hay varios descubrimientos que vas a ser publicados en los próximos meses que son sorprendentes. Estamos construyendo dos nuevos institutos en Natal (Estado de Rio Grande do Norte) para atender la demanda de trabajo. Estamos trayendo vario investigadores del exterior y reclutando talentos en Brasil. Aún esperamos la palabra final del gobierno para confirmar el interés en ser socio estratégico. Suelo llamar al proyecto “el viaje a la luna brasileño” pues es comparable en complejidad a llevar a alguien a otro planeta.

Ustedes se plantearon un desafío: que el puntapie inicial de la Copa del mundo a realizarse en Brasil, sea dado por un muchacho cuadraplèjico que vuelva a controlar sus piernas gracias a una inteface cerbro-máquina ¿Será posible hasta el 2014?

¿Es un plazo muy exiguo, no? Sin embargo lo creo posible. No va a ser el proyecto terminado, pero será posible demostrar claramente el potencial científico de llevar a cabo un proyecto de ese tamaño en Brasil. Los beneficios que eso puede generar son tan grandes que es importante que demostremos su viabilidad. Evidentemente, la metáfora que uso de la Copa del Mundo, si necesitamos hacerla en las Olimpiadas de Rio, no hay ningún problema. Lo importante es alcanzar la meta. Pero eso no va a estar por sobre los criterios científicos.

 

http://www.walkagainproject.org/

 

 

El connotado neurocientífico Miguel Nicolelis explica qué falta para que nuestro cerebro pueda controlar equipos remotos.

¿Cual es el nivel actual de las tecnología cerebro – máquina?

No es cosa del futuro, sino del presente. Ya hay prótesis sofisticadas usadas por millares de pacientes, como el implante coclear.

¿Por qué un chip en el cerebro en vez de en los músculos?

Son dos caminos que compiten. Cuando uno va al nervio periférico, la señal ya fue dividida entre los miembros. Desde el comienzo, hace doce años, propusimos que en el cerebro el acceso es más fácil.

¿No es peligroso?

La cirugía es trivial, necesita entrar apenas algunos milímetros dentro del corte, la capa más superficial de cerebro. La cuestión es la biocompatibilidad de esos electrodos, si ellos perdurarán durante varios años. Experimentos en simios muestran que podemos implantar y registrar esas señales para reproducir comportamientos motores bien importantes.

¿Cuáles son los obstáculos?

Aumentar el numero de neuronas leídos es más una cuestión tecnología, que acabará siendo resuelta con la creación de electrodos de alta densidad. Lo fundamental es cómo leer esas señales y qué hacer con ellas.

También existe un problema de ingeniería que es crear un cuerpo robotice que tiene que dar sustentación al cuerpo y protegerlo.

¿Cómo está el proyecto Walk Again?

Ya hay trabajos clínicos hechos en EEUU y Brasil y la experimentación animal corriendo en paralelo. Hay varios descubrimientos que vas a ser publicados en los próximos meses que son sorprendentes. Estamos construyendo dos nuevos institutos en Natal (Estado de Rio Grande do Norte) para atender la demanda de trabajo. Estamos trayendo vario investigadores del exterior y reclutando talentos en Brasil. Aún esperamos la palabra final del gobierno para confirmar el interés en ser socio estratégico. Suelo llamar al proyecto “el viaje a la luna brasileño” pues es comparable en complejidad a llevar a alguien a otro planeta.

¿Será posible hasta el 2014?

¿Es un plazo muy exiguo, no? Sin embargo lo creo posible. No va a ser el proyecto terminado, pero será posible demostrar claramente el potencial científico de llevar a cabo un proyecto de ese tamaño en Brasil. Los beneficios que eso puede generar son tan grandes que es importante que demostremos su viabilidad. Evidentemente, la metáfora que uso de la Copa del Mundo, si necesitamos hacerla en las Olimpiadas de Rio, no hay ningún problema. Lo importante es alcanzar la meta. Pero eso no va a estar por sobre los criterios científicos.

 

http://www.walkagainproject.org/

 

 

Comentarios  Ir a formulario

profgustavo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Archivos

Ms


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next