Facebook Twitter Google +1     Admin

Alex Hudson

BBC

"Si la cultura popular nos ha enseñado algo, es que algún día la humanidad debe enfrentar y destruir la creciente amenaza de los robots".

La descripción del autor e ingeniero robótico Daniel H Wilson de Cómo sobrevivir un levantamiento de robots parece salida de una película de cine catástrofe con robots.

Desde Terminator y Blade Runner hasta Transformers yStar Trek, los robots están en camino y el inminente apocalipsis nos pisa los talones.

Al menos eso es lo que Hollywood quisiera hacernos creer.

Y los parques de atracciones en todo el mundo están gastando miles de millones de dólares con la esperanza de que la emoción de los robots pueda atraer turistas.

"El problema con las herramientas -que es lo que son los robots - es que nos hacemos dependientes de ellas", dice Wilson, cuya nueva novela Robopocalypse está siendo adaptada para llevarla al cine dirigida por Steven Spielberg.

"Eso da miedo, así que contemplamos los escenarios catastróficos que podrían llegar por depender demasiado de herramientas".

"Es cierto -nuestras herramientas podrían fallar algún día- pero eso no significa que sean malévolas o inmorales o que tengan un sesgo ético".

Por otro lado, algunos inversionistas están tratando de cambiar los prejuicios hacia los robots con un proyecto de US.300 millones en Corea de Sur. Robot Land - un parque temático e instituto de investigación que no sólo usa robots para tecnología de atracciones, sino también como camareros e inspectores de billetes.

Su director ejecutivo dice que espera que las atracciones sean un caballo de Troya para tener un mejor entendimiento de la tecnología de robots.

Pero los expertos en parques temáticos ven a los mismos robots como una fuente del horror que buscan las personas ansiosas de emociones fuertes.

"Si tomas un brazo robótico industrial normal que puede hacerte girar en 3D, también puede brindar muchos más movimientos y sensaciones que las montañas rusas convencionales", afirma el ingeniero Brendan Walker, director del Laboratorio Thrill.

"Entonces empiezas a pensar en controlar nuestra experiencia a través de la inteligencia artificial y decidir qué tan asustado debo sentirme. Quizás debo confiar en un operador de atracciones para pasar un buen rato, pero ¿puedo confiar en una computadora?

"Existe la idea del horror que se desliza en las atracciones - temas más oscuros de pérdida y poder y control".

No todos los robots son como Terminator

Los parques temáticos pueden ser lugares aterrorizantes donde los robots actúan. La película de 1973 Westworld representa un destino robótico ficticio para turistas donde, después de un desperfecto de seguridad, los robots comienzan a matar gente indiscriminadamente.

En realidad, las estadísticas de la Asociación Internacional de Parques de Entretenimiento y Atracciones muestran que hay una tendencia general hacia un aumento de la seguridad conforme mejora la tecnología.

Del mismo modo, se cree que los sistemas automatizados de transporte público son una tercera parte más confiables que aquellos bajo control humano y que la cirugía asistida con robots es más precisa, con pacientes que se recuperan más rápido y con menos complicaciones.

Al retirar a los humanos del proceso, se retira por definición el error humano.

Y mientras que la automatización como idea suele ser preocupante, los expertos piensan que la realidad no es tan dramática.

"Puedes ver tu laptop o tu teléfono móvil como autónomos - están haciendo muchas cosas sin que presiones botones," dice el doctor Kerstin Dautenhahn, profesor de inteligencia artificial en la Universidad de Hertfordshire, en el Reino Unido.

Monstruos de ciencia-ficción

¿Pero de dónde viene la idea de que los robots son malignos?

"Los robots eran íconos de la cultura pop incluso antes de que existieran", señala Wilson.

"Eran criaturas espaciales y monstruos. Cuando los robots realmente comenzaron a existir, ya tenían esta imagen completamente establecida, que no se basaba en la realidad.

"Sería como si alguien descubriera una momia viviente y fuera realmente un tipo muy agradable, pero sólo hemos visto momias malvadas en ficción. Eso es exactamente lo que pasó: una película de monstruos se hizo real".

Pero esta retórica ha continuado, llegando inclusive al presidente de Estados Unidos.

Cuando anunció el financiamiento para la Iniciativa Robótica Nacional, el presidente Obama confesó a los reunidos un pequeño secreto:

"Puede que no sepan esto, pero una de mis responsabilidades como comandante en jefe es estar pendiente de los robots", dijo.

"Y me complace informarles que los robots que ustedes fabrican aquí parecen pacíficos - al menos por ahora".

Los robots malos son buenos para el negocio

A pesar de la broma del presidente sobre la paz robótica, algunos de los medios ya creen que la lucha ha empezado.

Informes recientes procedentes de Suecia hablaban de un "ataque" de un robot a un trabajador en una fábrica.

Incluso si estas referencias a un ataque en vez de un desperfecto son chistes, según algunos sólo empeoran el problema.

"Estamos tan enamorados de las historias de ataques de robots, que se puede desvirtuar el modo en que se discuten los asuntos de seguridad de los verdaderos robots", escribió el periodista Torie Bosch en la revista Slate.

Pero con los robots cada vez más avanzados, ¿hay una línea en la que un error podría convertirse en un ataque malicioso?

"Los robots son sólo un montón de metal y silicio", dice el profesor Dautenhahn.

"No tienen una agenda - esto es lo que los diferencia de las películas. No tienen un plan malévolo.

"No deberíamos temer a los robots. Si tienes miedo, lo que te asusta es la gente que los construye".

Y con las nuevas creaciones llega algo que los ingenieros sienten que se pasa por alto con frecuencia: el logro de hacer una vida mejor.

"Cualquier nueva habilidad que ganen los robots es un triunfo humano", afirma Wilson.

"Hay mucho espacio en el universo. Contar con máquinas increíblemente capaces sólo puede ser algo bueno para la gente".

Y tanto Hollywood como las compañías de turismo siguen invirtiendo dinero en el entretenimiento robótico.

Los estudios Universal, primero en Singapur el 3 de diciembre y después en Los Angeles en 2012, esperan que los visitantes acudan en tropel a la primera atracción basada en la película Transformers. Se espera que la promesa de un video en 3D y audio-animatronics, donde el robot mismo hace el ruido, sea espectacular.

Al ataque, Megatron

Así que si los robots son una cosa tan grande, ¿de qué creen los ingenieros que deberíamos tener miedo?

La nanotecnología es la ciencia de cambiar y desarrollar nuevos materiales a un nivel molecular y atómico. El Centro para una Nanotecnología Responsable sugiere que con estos nuevos avances llegan "graves peligros" si se usan inapropiadamente.

Su teoría dice que "su tamaño pequeño, portabilidad y rápido potencial para la proliferación hará del armamento construído con nanotecnología algo difícil de controlar y de mantener fuera del alcance de terroristas".

Y este es un punto de vista que comparte por lo menos un experto en inteligencia artificial.

"Tengo más miedo de las cosas que pueden ser manipuladas y que no puedo ver", dice el profesor Dautenhahn.

"Con los robots, es algo que puedo ver, así que si hay desperfectos, se pueden desenchufar y apagar. Si tienes miles de millones de nanopartículas, no hay forma de que lo puedas hacer".

http://migre.me/6gFCU

 

 

Comentarios  Ir a formulario

profgustavo

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Ms


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next