Un equipo de científicos descubrió el perro más antiguo domesticado en la cueva Goyet de Bélgica. Hasta hace poco se creía que el perro más antiguo correspondía a uno encontrado en Rusia, que data de hace 14 mil años.

Los restos fósiles fueron encontrados en la cueva Goyet y al parecer estarían asociados con la cultura Auriñaciense. Tales restos datan del periodo paleolítico superior.

Las diferencias entre el fósil y los perros actuales reside en el tamaño de los dientes, comenta a Discovery, Mietje Germonpré, uno de los autores del articulo que se publica en Journal of Archaeological Science.

La morfología de los perros del paleolítico era muy similar al actual husky siberiano, pero en tamaño serían similares a los perros pastores.

En el artículo que se publica en Journal of Archaeological comparan los restos de este perro con craneos de perros fósiles y actuales e incluso con lobos y zorros.

Producto de la comparación se descubrió que el perro paleolítico tenía el hocico más corto y ancho además de un casquete cerebral relativamente más grande que el de otros perros fósiles y lobos.

Para explicar la domesticación, Mietje Germonpré sugiere la domesticación pudo haber iniciado cuando cazadores prehistóricos mataron una loba y se llevaron sus cachorros. Mediante selección artificial se fueron escogiendo los espécimenes más dóciles y descartando los salvajes, por lo que es posible que en diez generaciones existieran ya cambios morfológicos.

De acuerdo a los autores, se habrían usado a los perros primitivos para rastrear, cazar y transportar las presas.

Al respecto Susan Crockford, antropóloga y bióloga evolutiva de la Universidad de Victoria, Canadá explica que no concibe que los auñaricienses hubieran domesticado al lobo para convertirlo en perro, sino que los lobos tuvieron una "autodomesticación".

texto: Bitácora de Jonathan Hernández Cantú